Charlotte Schmitz

La Puente

La Puente es el burdel más grande del sur de Ecuador. Se encuentra en la ciudad de Machala y allí trabajan más de 150 mujeres. Las imágenes de esta serie fueron creadas en colaboración con ellas, quienes eligieron sus poses y pintaron sus polaroids con esmalte de uñas para ocultar su identidad. Posteriormente, el esmalte de uñas se convirtió en una herramienta creativa para embellecer o abstraer sus cuerpos en el espacio. El método de trabajo fundamental en la obra de Schmitz es a través de la fotografía participativa pues minimiza cualquier estructura desequilibrada que aparece como resultado del proceso fotográfico y facilita un entendimiento más complejo y profundo de las personas involucradas en el proceso. La Puente ofrece una nueva perspectiva sobre un tema lleno de clichés, crea un espacio para los matices y empatiza más profundamente con las personas al permitirles crear sus propias narrativas. Todo esto desafía los estereotipos y los retratos comunes de las trabajadoras sexuales. La mayoría de trabajadores sexuales son mujeres, pero casi todos los proyectos artísticos sobre este tema son realizados por hombres. Estos proyectos suelen fallar en la manera en la que estas mujeres quieren ser mostradas y conforman una mirada común que contribuye, a lo largo de los años, a un desequilibrio entre cómo son retratadas y cómo se perciben tanto las trabajadoras sexuales como las mujeres en general.

El proyecto se conforma también de las sábanas entregadas a la autora antes de abandonar La Puente, sábanas que son los únicos objetos personales de las habitaciones de las mujeres.

Charlotte Schmitz nació en Berlín, Alemania, en 1988. Se crió en la Minoría Danesa de Alemania y estudió Fotografía documental en la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes de Hannover. Su trabajo ha sido publicado internacionalmente en medios como Der Spiegel o The Washington Post y su trabajo se ha exhibido en Estados Unidos, Turquía, Austria y Japón. Fue seleccionada por The British Journal of Photography como Ones To Watch 2019 y es la primera receptora del FotoEvidence W Award por su trabajo La Puente, el cual fue recientemente publicado como fotolibro. Habla seis idiomas y vive en Berlín.