Ilyes Griyeb

Aït Ouallal

Las fotografías de Ilyes Griyeb retratan a un grupo de trabajadoras de un campo frutícola de Aït Ouallal, un pequeño pueblo marroquí. La serie muestra los rostros de las mujeres vistiendo tanto prendas tradicionales como actuales para protegerse del sol. Cada año miles de temporeras viajan de Marruecos a España para trabajar en la recogida de la fresa en condiciones descritas como inhumanas en un informe de la ONU de 2020. Los bajos salarios, alojamientos insalubres, ataques violentos y abusos sexuales han sido denunciados por diferentes organizaciones en reiteradas ocasiones.

El trabajo en el campo fue considerado una actividad esencial durante el confinamiento provocado por el virus COVID-19. Mientras la mayoría de la ciudadanía se encerró en casa, el personal sanitario, de transporte o alimentación, entre otros, debía seguir acudiendo a sus puestos de trabajo. En el caso de las temporeras, a las precarias condiciones de trabajo y al peligro de contagio se unió el cierre de las fronteras, lo que impidió su retorno a Marruecos durante semanas. Los serenos rostros de las mujeres retratadas por Griyeb visibilizan y reivindican la fuerza de trabajo inmigrante que, como la pandemia demostró, conforma una parte esencial de la sociedad occidental.

Ilyes Griyeb, fotógrafo franco-marroquí, nació en 1989 en el sur de Francia y actualmente trabaja en París. Hizo su debut en los numerosos viajes de ida y vuelta que hizo entre París y Marruecos. Su primera serie, Moroccan Youth, fue seleccionada en 2016 por el Museo de Fotografía y Artes Visuales como parte de Photobook Morocco, presentada en Offprint London (Tate Modern).
En su trabajo, Griyeb refleja los límites entre tradición y modernidad y ahonda en los detalles de la cotidianeidad de la clase trabajadora.

Artistas